Por la vía de lo inédito
23/09/06

“El tren de los momentos ” demuestra el ingenio que distingue al intérprete

No es lo mismo “El tren de los momentos”. Tres años después del exitoso lanzamiento de “No es lo mismo”, el cantautor español Alejandro Sanz presenta un disco de canciones inéditas que no admite comparación con su pasada entrega, galardonada con varios premios Grammy.

El intérprete de “Corazón partío” se encerró durante un par de meses en el estudio de su casa en Miami a producir el álbum que Warner Music distribuirá el 7 de noviembre y cuyo primer sencillo, titulado “A la primera persona”, será estrenado a nivel internacional el 25 de este mes.

Con “El tren de los momentos” Sanz espera demostrar que es uno de los artistas más ingeniosos de su generación y que continúa a la vanguardia del pop internacional.

Luego de que El Nuevo Día escuchara en exclusiva parte de la secuencia, no hay duda de que Sanz regresa más atrevido e innovador, pero sin perder su identidad de cantor en cuya garganta vibran la pasión y el embrujo del flamenco.

“Es un disco distinto y siempre procuro que cada grabación tenga un tratamiento distinto. La forma de trabajar ha sido improvisar porque no he escrito una sola palabra en el ordenador. Lo que hice fue sacar directo del corazón al oído y luego ir depurándolo todo. Es como de la sartén a la mesa, sin pasar por los adornos”, explica Sanz, desde su residencia en Miami.

En la quietud e intimidad de su estudio, Sanz asumió diversos roles en la producción. No sólo compuso y cantó, sino que tocó los teclados y la guitarra, participó en los coros y en la ingeniería de la grabación.

Sanz describe el proceso de producción como incomparable porque, sin la presión de ejecutivos disqueros y las opiniones de gente que sólo concibe la creación de un disco con el signo de dólares y centavos, pudo dar rienda suelta a sus sentimientos.

“La inmediatez que significa trabajar solo es una ventaja, ya que no se depende de la presencia de un tercero, que puede ser un ingeniero de sonido. Eso agiliza mucho el trabajo y todo el tiempo uno se dedica a la parte creativa y surgen cosas que en otras circunstancias no serían posibles”.

Así surgió “El tren de los momentos” y su secuencia de melodías tales como “A la primera persona”, “Se lo dices tú”, “Se molestan”, “Donde convengamos”, “En la planta de tus pies”, “La peleíta”, “Enséñame tus manos” y “Te lo agradezco, pero no”, entre otras.

En algunas de las “estaciones” de “El tren” Sanz se encontró con amigos como los colombianos Shakira y Juanes, Alex González del cuarteto mexicano Maná y René Pérez Joglar, del popular dúo Calle 13.

El Residente, como es conocido René, aporta el rap de “La peleíta”, cuyo arreglo enlaza el hip-hop y el funk rock, con reminiscencias del fraseo de Jimi Hendrix. En “La peleíta” también intervino Juanes con su guitarra eléctrica.

Sanz escuchó el disco de Calle 13 y le gustó su cadencia, sentido rítmico, su forma de escribir y la musicalidad de su hermano Visitante.

“Aunque lo que escribe es triple x, se nota que sabe escribir muy bien y yo quería que él aportara un poco de su talento. El reto era que los tres, con Juanes, nos pudiéramos reunir en el mismo vagón”, dijo.

Sanz no le impuso límites a René, cuya intervención no estuvo matizada por las palabras impublicables y las expresiones soeces y pedestres que abundan en su primer disco.

El estribillo de “La peleíta” versa “dame tu corazón, pequeño como un limón”, y Residente rapea, sin extralimitarse.

“Yo no se los puse, fue él quien decidió, más o menos, que la letra debía ser así. No sería justo invitar a alguien a un disco y no permitirle grabar lo que desee. No se trata de que diga palabras fuertes por decirlas. En el contexto de su forma de hablar, las dice. Pero no es que esté al servicio de las palabras mal sonantes sino que esas palabras están al servicio de lo que él quiere decir”, explica.

La colaboración con Shakira en “Te lo agradezco, pero no” es otra de las canciones que más complace e ilusiona al artista.

En una onda distinta a “La tortura” que grabó con Shakira, Sanz experimenta una vez más en su carrera con las cadencias de la bossa nova del Brasil y del bolero de Cuba.

Es música atrevida y original, pero muy comercial.

“Se aglutinan una serie de influencias. Es comercial y también el “Yesterday” de Los Beatles lo era. Creo que lo comercial no debe estar reñido con la calidad. Eso es lo que buscamos con este disco. Que todo lo que escuche la gente sea de calidad. Y Shakira, hasta ella misma, me reconoció que está en una faceta en la que no se había descubierto todavía. No queríamos hacer una “Tortura” dos. Aquí se proyecta como una diva cubana. No somos cantantes en mayúsculas, pero nuestras dos voces juntas tienen algo especial”.

Para Alejandro Sanz fusión es una palabra anticuada. Así lo demuestra en cada corte de “El tren de los momentos”.

“La información fluye a velocidad increíble. Y todas las influencias de mis canciones surgen de los lugares del mundo que he visitado. Brasil me impacta mucho, al igual que Puerto Rico”.

De las influencias latentes en “El tren de los momentos”, una muy recurrente es la del cantante y guitarrista Prince. Sanz es su amigo y en varias ocasiones ha visitado su casa.

“Siempre pienso que Prince es como la reencarnación de Jimi Hendrix y su unión con James Brown y Areta Franklyn. A mí me ha influenciado mucho y tuve la oportunidad de tocar con él en su casa en Los Angeles”.

No todos los “vagones” de Sanz se detienen en las estaciones del amor y el desamor, con su riqueza de metáforas y versos libres que, con coherencia, hilvanan historias donde no hay espacio para la repetición de estribillos ‘cortavenas’ al estilo de “aquí huele a pena” y otros.

En “Se molestan” Sanz la emprende contra los que piensan que es una utopía salvar al mundo del terrorismo, del hambre y las guerras; gente que cambia de canal cuando se cruza con las imágenes de niños flagelados por el sida y la explotación.

“A la larga la sociedad civil es la que se va a tener que encargar de las situaciones que los políticos no son capaces de resolver porque están enfrascados en sus luchas de poder y por querer tener más, y demostrar quién tiene el cañón más grande”.

Consecuente con la máxima de “Se molestan”, Sanz y sus colegas Shakira y Alejandro Fernández encabezan la organización ALAS que ayudará a los niños latinoamericanos pobres.

“Estamos creando un foro, levantando una voz y haciendo una especie de revolución de amor. En nuestros países ha habido revoluciones populares, bananeras y bolivarianas. Queremos hacer una que no promueva el odio y ayudar a la gente que no tiene. De eso habla la canción”.

Alejandro Sanz se despidió no sin antes formular un llamado a sus fans a ser valientes, denunciando las injusticias que se cometen en nombre de la democracia alrededor del mundo, sin miedo a la intolerancia.

“No debemos perder nunca la valentía y la oportunidad de decir lo que pensamos. Hubo una etapa en que parecía que cualquier cosa que dijéramos se nos podía volver en contra; que debíamos estar de acuerdo con lo que dijeran los mayores y los grandes. Hoy nos quieren acostumbrar a palabras como daños y muertes colaterales. Yo no me quiero acostumbrar jamás a eso porque no estamos hechos para ver como matan a miles de niños y luego ver a un primer ministro diciendo: ‘lamentamos haber matado a diez mil niños’. Debemos ser valientes”.

 

 

ENLACES RELACIONADOS