www.AlejandroSanz.ws
.ws
 

 

Chat Sanzero

 

 

 

 

El tren de la solidaridad
13/08/07

Alejandro Sanz hace un alto en su gira española para pasar una tarde en la Ciudad de los Niños

Nerviosos y muy emocionados. Las caras los delataban. La visita que esperaban no era muy habitual. Y es que todos los días no se tiene a Alejandro Sanz en carne y hueso. Y casi por sorpresa. No en vano, el cantante avisó horas antes de su llegada. No se lo pensó dos veces e hizo ayer un alto en su apretada agenda de conciertos de su gira española para acercarse a saludar a los pequeños de la Ciudad de los Niños.

Las promesas están para cumplirlas. Y Sanz ha demostrado que es un hombre de palabra. El pasado 9 de agosto en el concierto de La Rosaleda le prometió a una representación de niños del centro de acogida que iría a visitarlos. Aunque a ellos ya le valía con saludar al artista antes del concierto gracias a la invitación que les hizo Antonio Rodríguez, responsable de Espectáculos Mundo.

Sin embargo, minutos antes de las siete de la tarde de ayer, el artista ya les devolvía la visita. A partir de entonces las cámaras de fotos de los pequeños no pararon ni un segundo. Caras de felicidad y sonrisas delataban la emoción del momento. Era su día de suerte.

Alejandro Sanz quiso conocer de cerca cómo viven los chicos y realizó una completa visita por las instalaciones de la Ciudad de los Niños. Incluso tuvo tiempo para jugar con ellos al futbolín, ver la televisión, 'revisar' todos los dormitorios e incluso disfrutar de alguno de sus propios vídeos gracias a Internet.

Los niños no dejaron pasar la oportunidad de preguntar al cantante sobre su carrera. «La música es una forma de escapar de la rutina, de lo que se está pasando», comentó el intérprete ante la mirada atónita de los más pequeños.

Muchos ánimos

Pero el interrogatorio fue mutuo. Así, el cantante se interesó por el futuro de los chicos y les preguntó qué querían ser de mayores. «En esta vida todo se puede conseguir, sólo hay que agarrar fuerte los sueños», enfatizó el intérprete. De hecho, incluso puso su vida como ejemplo: «Miradme a mí, yo vengo de un barrio obrero de Madrid. Pero ojo, a veces hay que tener cuidado con lo que se sueña, porque se puede cumplir».

A medida que iba pasando la tarde, los nervios se fueron calmando, sobre todo entre los alumnos más mayores. Y es que fueron los más pequeños del centro de acogida malagueño que dirige el hermano Correo quienes no tuvieron ningún reparo en compartir confidencias y canciones con el artista.

«El esfuerzo que hacen por normalizar sus vidas y la alegría que tienen es muy grande», relató Sanz, quien en ese momento se sentía como casi Papá Noel o los Reyes Magos. El intérprete espera repetir experiencia en otras ocasiones. Hasta recomendará a otros compañeros de profesión que se suban al tren de la solidaridad por los más pequeños.

 

Fotos: http://www.diariosur.es/multimedia/fotos/2401.html

 

ENLACES RELACIONADOS

 

Ayúdanos a mantener la web colaborando con nuestros anunciantes...