www.AlejandroSanz.ws
.ws
 

 

Chat Sanzero

 

 

 

 

Donde convergen las emociones
26/09/07

Lleva tras de sí los miles de kilómetros de alguien que no le teme a la carretera. Viaja ligero de equipaje pero “cargado de historias tan mágicas como reales”, las mismas con las que lleva años enamorando a varias generaciones. Alejandro Sanz apura ya los últimos pasos del viaje de El tren de los momentos que le ha consolidado como uno de los más grandes músicos a ambos lados del Atlántico, dejando a su paso todos los “encuentros, despedidas, sonrisas, gritos, miradas, llantos, soledad, besos, peleítas, decepciones, vergüenza, caricias y sueños” de quienes comparten trayecto. Más de 5.000 compañeros de viaje se quisieron sumar anoche a su cita en el Palacio de Deportes de Granada, una ciudad donde no hacía parada desde hace tres años y que le volvió a demostrar todo lo que sabe emocionarse yendo de su mano.
El tren de los momentos, la canción que da nombre a su último disco de estudio, abrió las más de dos horas de música con las que Alejandro Sanz dio buena cuenta de que es posible reinventarse en cada nuevo tema y dejarse atrapar por estilos con los que antes ni se habría atrevido sin perder ni una pizca de su personalidad.
Y es que el nuevo Alejandro Sanz, el que (a veces) viste traje de chaqueta, el que ha convertido Miami en su particular paraíso y el que organiza veladas flamencas improvisadas con artistas como Shakira o Ricky Martin, suena más rock que nunca, pero también más funky, más soul, más rhythm and blues y hasta más coplero si llega al caso.
Sanz se paseó durante los primeros compases de su actuación por En la planta de tus pies, Enséñame tus manos o La peleíta, temas de su último disco donde sacó a relucir su lado más íntimo. Desde el principio, el propio cantante aseguraba que este nuevo álbum –el décimo ya de su carrera– es el más personal de toda su vida y que las canciones que le dan forma son sus propias “peticiones de verdad, de luz y de esperanza”. “Mis manos se han cansado de intentar coger el mundo con los puños apretados”, confesó cantando al público sin pedir nada a cambio, pero desde entonces todo se hizo distinto.
Cuando nadie me ve dio rienda suelta a un estallido de ritmos latinos sobre el escenario que permitieron a los trece músicos de la banda evidenciar la buena sintonía que comparten con el de Moratalaz. Bajo la dirección musical de Mike Ciro, recién llegados al equipo de Alejandro Sanz y ‘veteranos’ desde sus primeros pasos como el pianista Alfonso Pérez llenaron el inmenso escenario que les acompaña en esta gira de unas divertidas ganas de fiesta, que han llenado primaveras y primaveras y que flotaron al compás de Corazón partío, uno de los estribillos más internacionales de la historia de la música nacional.  
En El tren de los momentos, Alejandro Sanz se deja ver envuelto en uno de los mayores despliegues escénicos de los últimos tiempos. Tres pantallas de cerca de 50 metros de altura, proyecciones de fotografías y videocreaciones filmadas por él mismo consiguieron la atmósfera perfecta para que la música y las palabras encontrasen su lugar en la noche. Ése es un lugar exacto, a veces hasta un poco escondido para cualquiera de los mortales, al que se llega por un camino especial que va desde Madrid a Miami pasando por Andalucía, pero que Alejandro Sanz se encontró un día y se apoderó de él para hacer soñar a los demás con canciones como Donde convergemos, una de los temas que más le gusta y que mejor canta.
Mi soledad y yo, La fuerza del corazón, Amiga mía, Y si fuera ella... Los más de 16 años que separan Viviendo deprisa, el álbum con el que se presentó en la música española, y El tren de los momentos han pasado veloces, aunque han dejado atrás una estela de éxitos y momentos dulces que Alejandro Sanz quiso recordar a solas con su público. Un piano y su voz –más rota que entonces pero sin apenas perder el acento gaditano– fueron los protagonistas de ¿Lo ves?, con la que Sanz arrancó su repaso por temas tan esperados como Te lo agradezco pero no o No es lo mismo.
Las paradas de este frenético viaje de El tren de los momentos se agotan ya. Pero su macha continúa. Atrás quedan 23 momentos para el recuerdo. De los primeros pasos en Santiago de Compostela, con abrazo al apóstol y regalo a dos voces junto a Shakira, a dos noches de aplausos casi eternos en Las Ventas, la plaza más difícil para torear aunque te llames Alejandro Sanz. Murcia, Sevilla, Latinoamérica y Estados Unidos le esperan ahora; el tren está preparado para seguir su camino y Granada, ansiosa por volver a encontrarse con él.

 

ENLACES RELACIONADOS

 

Ayúdanos a mantener la web colaborando con nuestros anunciantes...