www.AlejandroSanz.ws
.ws
 

 

Chat Sanzero

 

 

 

 

El mejor pop en español se impone a la lluvia para gozo de treinta mil personas
25/05/08

Aunque no hubo dúo, Juanes y Alejandro Sanz triunfaron en sus respectivas actuaciones El canto del loco, que abrió la segunda parte del concierto, puso el punto de rock a la noche

Sí, es verdad, llovió. Pero además de agua, ayer cayeron en el estadio vallisoletano José Zorrilla casi un centenar de canciones, de los mejores temas actuales en español, para el gozo de miles de personas que no estaban dispuestas a dejarse amedrentar por el cielo.

Andan las cosas por estos lares como para protestar porque llueva pero miles de personas miraban ayer con el gesto torcido a las nubes. No era para menos, después del aguacero del año pasado, que impidió el segundo capítulo del festival de pop más importante en español del mundo y con el jarro de agua fría de la cancelación de los Stones de hace dos años, nadie quería oír hablar de «razones de seguridad», ni de «la devolución de entradas».

La gente quería Juanes, la estrella colombiana que ya fue un anhelo frustrado del primer Valladolid Latino del 2006; quería Alejandro Sanz, que se quedó sin cantar el año pasado; quería Alejandro Fernández, que dejó buen sabor de boca en la Plaza Mayor durante las fiestas de San Lorenzo de hace dos años. Quería, cómo no, El canto del loco, uno de los pocos grupos españoles que puede plantearse hoy en día llenar un estadio y que este año estrenan disco y gira, 'Personas' con el propósito de dosificarse más y evitar el palizón de 'Zapatillas'. Y nadie le hacía ascos ni a El sueño de Morfeo, sobre todo si compartía escenario con Nek, para el pegadizo éxito conjunto 'Para ti sería', ni a Raúl Quijano, el menor de la dinastía leonesa, que se presentaba en sociedad en solitario.

Y el conjuro colectivo triunfó. La tormenta de las cinco de la tarde y el aguacero de las nueve de la noche no bastaron para suspender el macroconcierto, como ya llevaba advirtiendo toda la semana la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, Mercedes Cantalapiedra, quien aseguraba que «ni un ciclón iba a poder» con el festival.

En el apartado comunicación artista-público, Raúl Quijano tenía las de perder, sus temas eran inéditos, nadie del público le podía acompañar con coros, pero la de ayer fue una buena ocasión para que el leonés se probara en el el escenario sin más apoyo que su guitarra. Por contra, los siguientes artistas si se vieron arropados por miles de gargantas. Todos eligieron los temas más conocidos de sus respectivas discografías y el público lo agradeció cantando con ellos. Así Juanes, pese a acabar de aterrizar en España para emprender la gira veraniega de su último disco, 'La vida es un ratico', repasó sus grandes éxitos y sólo cantó los dos singles de su último álbum. Su turno coincidió con un rato de suave lluvia, de la que el artista no quiso guarecerse y prefirió recorrer los provocadores (pasarelas que acercan al artista al público) hasta verse rodeado de paraguas.

«¿Este año, sí!»

Alejandro Sanz, al salir al escenario, recordó al público que se saldaba la deuda del año pasado. «este año, ¿sí!», gritó al madrileño que reside en Miami. Su actuación, una de las más largas -sí, y esperada- de la noche, repasó sus grandes éxitos, para algarabía de un público que se sabe de memoria el 'Corazón partío', el 'No es lo mismo' y todos los temas que han forjado el prestigio del compositor español con más proyección internacional. Lo cierto es que Alejandro Sanz estuvo cariñosísimo con el público y con Valladolid, una de las primeras ciudades que supo reconocer el talento del artista allá por los primeros años de la década de los 90. El autor de 'El tren de los momentos' lo agradeció con casi hora y media en el escenario.

Por cierto, que la actuación de Alejandro Sanz coincidió con la de Rodolfo Chikilicuatre defiendiendo el pabellón español en belgrado en el Festival de Eurovisión. Mejor no establecer relaciones.

Hasta ahí, la noche discurría según el guión fijado, ni siquiera la lluvia que cayó en varios momentos retrasó las actuaciones. No hubo sorpresas en forma de dúos Juanes y «alguno de los Alejandros», pese al deseo expresado el jueves por el colombiano en Madrid a preguntas de este periódico.

La despedida de Alejandro Sanz del ring dio paso a una especie de intermedio hasta la entrada en tablas de El canto de loco, que compareció en la noche de la música en español a eso de las doce menos veinte. Entre el público, la vallisoletana Patricia Conde, presentadora de 'Sé lo que hicistéis' de La Sexta y novia de Dani Martín, el cantante de la banda madrileña.

La formación trajo el rock al macroconcierto y todo el mundó botó con sus 'Zapatillas' y el resto de éxitos de la banda heredera de Los hombres G y del pop rock que nació con los años ochenta en el Madrid de la movida

Curva descendente

Tras El canto del loco, la curva de la noche inició su descenso con la presencia del italiano Nek, que repasó sus éxitos en español, siguiendo la tradición de artistas trasalpinos como Lucho Battisti, Albano y Franco Battiato, que siempre han adaptado sus álbumes a la lengua de Miguel de Cervantes. A Nek le acompañó en su despedida El sueño de Morfeo, -'Para ti sería'- grupo asturcanario que se quedó en escena para echar la llave a una noche que compensó con creces a tantos como se habían pasado la semana rogándole un moscoso al dios de la lluvia. Gentes de todas partes pero sobre todo vallisoletanos que se temían cantares si la ciudad volvía a ser noticia por una suspensión, por un concierto que no pudo serlo. Valladolid reunió ayer a gente de toda España, de la peninsular y de las islas Canarias y Baleares, además de a cientos de nuevos vecinos españoles, gente nacida al otro lado del Atlántico que se labra un porvenir a éste y que ayer vio cómo le traían acá lo mejor de allá, y también de acá, a un precio asequible y encima con emoción hasta el final por si no se celebraba.

 

Fotos

 

ENLACES RELACIONADOS

 

Ayúdanos a mantener la web colaborando con nuestros anunciantes...